Políticos, gobiernos y el cambio que viene

El gobierno del Reino Unido ha abierto una investigación sobre inteligencia artificial que evaluará las implicaciones económicas, éticas y sociales de los avances de la IA.

  • ¿Cuál será su impacto en la sociedad? ¿Cómo puede el público en general estar mejor preparado para un uso más extendido de la inteligencia artificial? ¿Quién va a ganar más con el desarrollo y uso de inteligencia artificial y datos? ¿Quién va a salir perdiendo? ¿Cómo se pueden mitigar estas desigualdades?

 

  • ¿Cuál será su impacto en la industria? ¿Cuáles son los sectores clave que pueden beneficiarse del desarrollo y uso de la inteligencia artificial? ¿Cómo gestionar los monopolios y las cantidades ingentes de datos que manejan las grandes corporaciones?

 

  • El debate ético, ineludible: ¿Cuáles son las implicaciones éticas del desarrollo y uso de la inteligencia artificial? ¿Cómo se pueden resolver las implicaciones negativas?

 

  • El rol que el Gobierno jugará en todo ello¿Qué papel debe tener el Gobierno en el desarrollo y uso de la inteligencia artificial en el Reino Unido? ¿Debería regularse la inteligencia artificial?

El Comité de Inteligencia Artificial en la Cámara de los Lores (sí, es posible tener comisiones y discutir sobre Inteligencia Artificial en sede parlamentaria) hizo un llamamiento para que expertos y miembros del público compartan sus puntos de vista sobre la IA, así como “soluciones pragmáticas a los problemas presentados”. Estarán recogiendo opiniones hasta septiembre, y presentarán conclusiones en marzo de 2018.

Esto me recordaba un artículo reciente de Xavier Marcet, donde decía:

“Escucho muy poco a políticos (podemos incluir también a los sindicatos) hablar sobre la transformación absoluta del mundo del trabajo. No escucho a los políticos pensar seriamente sobre todo el enorme potencial de la inteligencia artificial y el Big Data aplicados a la creación de valor público. No veo a los políticos dar la importancia vital que tendrá la Ciberseguridad como la gran infraestructura del futuro. No escucho hablar seriamente sobre cómo mantendremos servicios universales básicos, no escucho a nuestros políticos hablar de cómo afrontaremos la era de longevidad que se nos abre delante…”

Yo tampoco lo escucho. Pero quiero ser optimista. Veo que el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital acaba de poner en marcha una consulta pública para recabar tanto propuestas como información relevante aportadas por todas aquellas personas y entidades interesadas en contribuir a la elaboración de la ‘Estrategia Digital para una España inteligente’.

La consulta está estructurada en cinco pilares:

  1. La economía del dato
  2. Los ecosistemas 4.0
  3. Regulación inteligente
  4. Infraestructuras tecnológicas
  5. Ciudadanía digital

En este proceso de elaboración de la Estrategia Digital se habilitado un espacio de diálogo reforzado con la patronal y los sindicatos. Sería de agradecer que la oposición se uniese al debate. Ojalá no se quede en una consulta aislada, sino que sea un paso significativo para empezar a reflexionar sobre los importantísimos cambios y la transformación absoluta que se nos vienen encima como sociedad.

Finalizo volviendo a mencionar a Xavier Marcet: “como ciudadanos, más que demonizar sin matices a la clase política, lo que debemos exigir a los políticos es que incorporen estos temas 4.0 en la agenda estratégica de nuestras sociedades de un modo prioritario”.

 

Anuncios