La Reinvención Digital: una oportunidad para España

reinvencion

Se ha presentado esta semana el informe La Reinvención Digital: una oportunidad para España, elaborado por Digital McKinsey con la colaboración de la Fundación Cotec.

La economía digital representa hoy día el 5,6% del PIB de España, que solo está aprovechando el 13,5% de su potencial digital. Según el informe, la digitalización podría tener un impacto de hasta el 1,8% anual en el PIB en España hasta 2025, y la digitalización podría suponer para España un incremento del PIB de entre un 1,8% y un 2,3% hasta 2025.

A pesar de haber hecho avances significativos, el nivel de digitalización de España está por detrás del de la mayoría de países de Europa. El sector público está digitalmente más avanzado que el sector privado y los consumidores, y los grandes gaps observados en la transición digital son la baja digitalización de algunos sectores económicos y de las pymes, un ecosistema de start-ups aún en desarrollo, y la falta de capital humano digital.

La digitalización supone una gran oportunidad para mejorar la productividad en España, pero la transición requerirá la conversión -dolorosa- del modelo productivo. La digitalización generará cambios en el mercado laboral. El 48% de las actividades actuales son potencialmente automatizables con tecnología ya existente. Esto no significa necesariamente que estos trabajos desaparecerán, si no que la naturaleza del trabajo cambiará y que muchas de estas actividades se sustituirán por otras de valor añadido

España tiene ante sí un camino por recorrer de cara a avanzar en la reinvención digital, y que puede comenzar desde ya. (Modo ironía ON) Tan sólo tenemos que :
1. Simplificar la regulación y burocracia: reducir la burocracia y las barreras regulatorias para el funcionamiento y la creación de empresas.
2. Mejorar el acceso a capital y soporte a pymes: dar transparencia y mejorar la eficiencia del capital para proyectos digitales y aumentar el soporte a pymes en la transición digital.
3. Incluir formación en digital en todas las etapas de la educación: añadir formación en nuevas tecnologías desde educación infantil hasta la universidad.
4. Lanzar programas específicos de formación en digital: crear programas para educar a empresas y profesionales en digital.
5. Fijar las responsabilidades de la transición digital: definir un claro responsable de la transformación digital, con soporte en las distintas administraciones públicas

En el Sector privado:
6. Definir una estrategia digital integral: crear una estrategia digital que abarque todos los aspectos de la organización.
7. Renovar los modelos de innovación: incorporar modelos de innovación abiertos para solucionar los retos de la empresa, como el crowdsourcing o hackathones.
8. Formar a los empleados en digital: lanzar programas de formación y crear incentivos para digitalizar a los empleados.
9. Educar a los clientes: crear incentivos para la digitalización de los clientes y darles
soporte en la transición digital.
De forma individual:
10. Re-entrenarse para el mundo digital: asistir a cursos y apalancarse en la educación por internet.

 

Un informe interesante de principio a fin, magníficamente documentado, con numerosas fuentes de datos por donde seguir investigando. Pero al final, una se queda siempre con la sensación de que estos estudios sólo son por y para los ya convencidos. ¿Los dirigentes empresariales, políticos y sociales -o los que les asesoran- se leen estas cosas? Y si se las leen, ¿lo hacen con intención real de empezar a dar los pasos para cambiar algo y no de alimentar discursos buenistas y grandilocuentes?

 

Anuncios