Los riesgos a los que se enfrentan las telcos

amenazas telco

Los tiempos avanzan y lo único permanente es el cambio. Si tradicionalmente lo que han temido las grandes telcos y sus accionistas son los riesgos financieros, todo cambia, los miedos también. Como botón de muestra, según señala el informe anual Telecommunications Risk Factor Survey de BDO 2017, los riesgos que dominan la agenda del 80% de los altos ejecutivos de las telco son las limitaciones normativos y, por tanto, las multas regulatorias.

El informe señala cinco amenazas principales:

  1. La transformación digital: el mercado es cada vez más complejo, no sólo por la competencia entre las telco tradicionales, sino por la entrada de nuevos agentes que hacen que la línea divisoria entre industrias sea cada vez más borrosa. La lentitud de las telco está permitiendo que las OTT les estén ganando espacio de mercado y espacio en la mente de los consumidores. El informe señala que el ingreso medio por cliente en la industria de las telecomunicaciones está cayendo y que la lealtad del cliente está disminuyendo a medida que proliferan las opciones a su alcance.
  2. La carga regulatoria: durante el último año el impacto de la regulación y el cumplimiento en el sector de las telecomunicaciones ha aumentado considerablemente. El RGPD, la supresión del roaming, marcos reguladores sobre la neutralidad de la red, la universalización del acceso a Internet, además de las normas concretas de cada país. Marcos regulatorios cada vez más exigentes que sin duda suponen una carga creciente en costes que afectan a la rentabilidad de las compañías.
  3. La ciberseguridad: la frecuencia, el alcance y el daño potencial causado por la piratería de datos está en aumento, por lo que las telco se ven forzadas a invertir de manera creciente en medidas destinadas a reducir el impacto potencial de cualquier ataque. El sector se ha convertido en un objetivo clave para los piratas informáticos que persiguen robar datos sensibles, interrumpir los servicios de red o extorsionar a las compañías. La medida en que las telco perciben la ciberseguridad como un riesgo importante casi se ha duplicado en dos años, del 37% en 2015 al 69% en 2017 (lo extraño es que no sea el 100%).
  4. La volatilidad macroeconómica: casi al final llegamos a los riesgos clásicos para una empresa: la inestabilidad internacional. Un clima económico más volátil hace que sea más difícil para las empresas de telecomunicaciones planificar futuras inversiones, modelos de flujo de efectivo y gestionar las expectativas de los inversores. Trump, Brexit, etc.
  5. Inversión en infraestructuras:  si las telco quieren mantener el ritmo de los competidores y adaptar las ofertas  al ritmo que demanda el criterio cambiante de los clientes, no tendrán más remedio que incrementar la inversión en su infraestructura y modernizar sus operaciones. Fibra, 5G, SDN… ¿Dónde invertir y dónde no? Las telco tendrán que maximizar la efectividad de sus inversiones en infraestructura mediante el análisis de su big data para lograr entender qué segmentos de clientes y servicios son los más rentables, y cuáles ofrecen la mejor experiencia al cliente y mejor se ganan la lealtad del cliente.

 

No hay ninguna novedad, quizá la única sorpresa es el cambio de orden y de prioridad de los factores de riesgo. Operar en un entorno volátil e impredecible nunca es fácil. Los ejecutivos de las telco están bajo una intensa presión para transformar sus negocios a largo plazo, mientras que mantienen un fuerte trimestre a trimestre resultados financieros, y donde se les exige planificar una estrategia eficaz para este entorno operativo siendo conscientes de los múltiples riesgos que configuran la industria de las telecomunicaciones a corto y largo plazo. El eterno y grácil bucle en este mundo de las telco.

 

Vía BDO España

Anuncios