El 80% de las pymes no se sube a la nube porque no entienden los contratos

No pasa una semana sin que Amazon, Google o Microsoft anuncien un nuevo servicio cloud, cada vez más complejo y sofisticado que el de la semana anterior, como añadir capacidades de Deep Learning o de Inteligencia Artificial, de Machine Learning, etc, todo ello para proporcionar más herramientas a las empresas para gestionar procesos, mejorar traducciones, optimizar y flexibilizar sus arquitecturas TI, etc, etc.

Apabullante. Para las grandes empresas, quizá, para las pymes es otro cantar. Según las conclusiones de la jornada ‘SLA-Ready’ organizada por CONETIC, pese a ser conscientes de sus beneficios, el 80% de las pymes no usa servicios cloud porque no entiende bien los contratos de prestación de servicio que tiene que firmar con su proveedor.

La mayoría de los 20 millones de pymes europeas son microempresas (de uno a diez empleados) o pequeñas empresas con escaso tiempo y recursos para invertir en nuevas tecnologías y en el conocimiento técnico y legal para su adopción. Saben bien que el uso de la nube es un facilitador para el desarrollo del Internet de las Cosas, Big Data, la innovación… pero la falta de conocimiento, el uso de terminología compleja, la falta de estándares para comparar ofertas, el uso del inglés como idioma principal o la desinformación entre los derechos y obligaciones de usuarios y proveedores, son barreras casi insuperables para estas pequeñas empresas.

Me atrevería a meter en el saco a las AAPP -pequeñas y no tan pequeñas-, añadiendo además en su caso lo complicado que les resulta contratar estos servicios con el régimen jurídico actual y su reflejo en la disposición presupuestaria y temporal, entre otras cosas.

Quizá en vez de seguir avanzando en ofertar soluciones en la nube más y más complejas, los diversos proveedores TIC y cloud deberían -deberíamos- frenar un poco y hacer un esfuerzo de simplificación, de acompañamiento y de pedagogía en la oferta cloud.

 

Anuncios