Casi no quedan ideas nuevas, y la mayoría son muy malas

 

El diccionario Merriam-Webster dice que la creatividad es “la habilidad de crear cosas nuevas o pensar en ideas nuevas”. Casi no quedan ideas nuevas, y la mayoría son muy malas, o tan nuevas que la gente común no sabe reconocerlas como tal. Van Gogh, después de todo, vendió un solo cuadro en toda su vida.

Los que son capaces de generar ideas nuevas no surgen con frecuencia. Yo sólo conozco a dos: uno es poeta y el otro inventor. Ambos hacen las cosas a su manera. Ninguno ha amasado mucho dinero; ninguno duraría cinco minutos en un trabajo; lo odiarían, y el trabajo los odiaría a ellos.

Para sobrevivir, las empresas tienen que cambiar de vez en cuando. Necesitan hacer las cosas de forma ligeramente diferente, pero para eso no necesitan creatividad. Necesitan personas con la inteligencia y el juicio suficientes para aplicar las modificaciones correctas a ideas existentes.

Más que eso, necesitan personas con la determinación de probar esas ideas, modificarlas si es necesario y convertirlas en ventas.

Y luego ya, si eso, le ponemos nombrecitos como “transformación digital”.

Amén Lucy.

Anuncios