La próxima frontera (otra más): la computación sin servidores

El Cloud Computing ha supuesto una auténtica revolución en el sector TI y en el modo de trabajar y de pensar de la mayoría de las empresas e industrias. IaaS (Infrastructure as a Service), PaaS (Platform as a Service) o SaaS (Software as a Service).., modalidades de soluciones, flexibles y basadas en el pago flexible por uso de servidores, memoria y almacenamiento.

En la frenética carrera por innovar, los contenedores y modelo Docker parecían ser the next big thing en el avance del modelo cloud. Basado en Linux, Docker automatiza el despliegue de aplicaciones dentro de contenedores de software, proporcionando una capa adicional de abstracción y automatización de virtualización a nivel de sistema operativo.

 ¿Qué es lo siguiente, cuál es el siguiente nivel de abstracción? Prescindir del servidor, que ya no tengas que hacer frente a pensar si necesitas más o menos capacidad, cómo vas a hacer el despliegue, el escalado o la tolerancia a fallos. No necesitas contratar servidores, instalar software, bases de datos, configurar máquinas…Coges tu desarrollo o tu aplicación, lo lanzas a la nube y se ejecuta, sin que tengas que estar pensando en servidores.

¿Fantasía? Casi, pero no. Ya te lo ofrecen Microsoft (Azure Functions), Google (Google Cloud Functions) y Amazon (Amazon Lambda). Son servicios de computación sin servidores que ejecutan el código como respuesta a eventos y administran automáticamente los recursos de computación subyacentes. Ejecutan el código en una infraestructura informática de alta disponibilidad y ejecutan la administración integral de los recursos informáticos, incluido el mantenimiento del servidor y del sistema operativo, el aprovisionamiento de capacidad y el escalado automático, la implementación de parches de seguridad y código, así como la monitorización y los registros.

Lo único que tienes que hacer es proporcionar el código. La computación bajo demanda llevada a su conclusión natural, dicen.

 

 

Anuncios