Apple, Microsoft y Google concentran el 23% del dinero en efectivo de las empresas norteamericanas

A todos nos suena que Apple dispone de una enorme reserva de dinero en efectivo -215.000 millones de dólares, según las informaciones más recientes-, pero un nuevo informe de la agencia de calificación crediticia Moody’s nos ayuda a poner es número en perspectiva. Excluyendo a la banca y las finanzas (sector que por definición dispone de una gran cantidad de dinero en efectivo), sobresale un dato: tres empresas poseen el 23% de toda la caja de todas las empresas en los EE.UU: Apple, Microsoft y Google.

Esta es la primera vez que los cinco primeros puestos son ocupados por empresas de tecnología. Otra vez ponemos a Apple en perspectiva: posee dos veces más cash que Microsoft y tres veces más que Google. Apple lidera la lista con 215.700 millones de dólares en efectivo, seguido por Microsoft con 102.600 millones, y Google con 73.100 millones.

Por primera vez, las cinco primeras posiciones de este ranking de “caja” de Moody’s están ocupadas por empresas de tecnología, con Cisco y Oracle ocupando los puestos 4 y 5 tras Apple, Microsoft y Google.

Las empresas tecnológicas acumularons 777.000 millones de dólares en efectivo, o sea, el 46% por ciento del total de efectivo en todos los sectores no financieros. Y la tendencia es seguir creciendo.

Este otro dato también es interesante: el 87% de este dinero se encuentra fuera de Estados Unidos. Moody’s estima que entre Apple, Microsoft, Cisco, Google y Oracle suman 441.000 millones de dólares en el extranjero, y que no lo repatrían por cuestiones fiscales.

Da para unas cuantas reflexiones. En un momento dado, ¿podrían las tecnológicas empezar a ser competencia para las empresas del sector financiero? ¿Podría el gobierno EE.UU pedirle financiación a Apple? Sabiendo que hay tales cantidades de efectivo con laxos tratamientos fiscales, ¿deberían los estados focalizar sus esfuerzos en obligar a las empresas a repatriar esa riqueza? ¿No da vértigo que tal cantidad de millones se acumule en empresas -como las tecnológicas- capaces de provocar cambios disruptivos en las economías y en las formas de producción, pero que no generan el mismo ritmo vertiginoso de creación de empleos y de redistribución de esa riqueza?

 

Anuncios