El preocupante descenso de las ventas de terminales móviles

La marcada desaceleración en las ventas de smartphones en todo el mundo está empezando a afectar incluso a los proveedores chinos más baratos que parecían inmunes al problema.

En su más reciente evaluación del mercado en 2015, los analistas de Juniper Research confirman que asistimos al cuarto trimestre más lento desde el período inmediatamente posterior a la crisis financiera de 2008, donde Apple reportó un último trimestre de 2015 unas ventas de 74,7 millones de iPhone, con unos ingresos apenas un 0,4% superiores a los de 2014, el peor resultado interanual desde el lanzamiento del iPhone en 2007.

En todo el año, Samsung reportó ventas por 317 millones de dispositivos, lo que representa un crecimiento interanual de menos del 1% y una caída del 7% en sus ingresos, mientras que Microsoft redujo sus ventas de terminales en un 57% con respecto al 2014. Samsung mantiene su liderazgo en la cuota del mercado, sobre todo gracias al éxito del Note 5 y los nuevos lanzamientos en los mercados en desarrollo, pero la tendencia sigue siendo a la baja.

Ni siquiera el fabricante chino Xiaomi –tantas veces anunciado como el relevo de Samsung-, ha conseguido alcanzar su objetivo de ventas anuales en 2015. HTC también cae, con un 36% menos de ventas y sólo 3 millones de terminales vendidos en el último cuatrimestre, y lo mismo le sucede a Blackberry, con tan sólo 734.unidades de Priv vendidas. LG ha experimentado un crecimiento inferior al 1% en todas sus líneas de teléfonos inteligentes en 2015. Sony también era mucho más débil, con un 36% de caida en sus resultados interanuales en el último trimestre del año.Sólo a Huawei le ha ido algo mejor, elevó las ventas el 45% durante 2015.

A medida que todos los terminales van mejorando e igualando sus caracteristicas -todos son “buenos”-, que los mercados asiáticos se están saturando y que la mayoría de las operadoras han dejado de subvencionar los terminales, desaparece el interés por adquirir nuevos smartphones. Es fácil de ver.

El panorama pinta complicado para los fabricantes de terminales móviles.

Vía Juniper Research

Anuncios