Alphabet no vale más que Apple

Ocupó todos los titulares: Google es el nuevo rey de Wall Street, “Alphabet vale más que Apple“. El 2 de febrero, Alphabet alcanzó un valor en el mercado de 558.000 millones de dólares, desbancando así a Apple, que “sólo” valía 535.000 millones.

Fue breve fue la vida del titular, porque al día siguiente Apple recuperaba la primera posición: valía 534.000 mllones, y Google, 502.000 millones. Pero esto ya no fue titular, curiosamente. ¡Que la realidad no te estropee un buen titular!

¿Apple está en declive y Alphabet/Google es el nuevo Chico de Oro? Sí, pero no:

  • Apple es tres veces más grande que Alphabet en ingresos y en beneficios.
  • El valor en bolsa de Apple multiplica por 10 su resultado operativo, frente a más de 40 veces en el caso de Alphabet.
  • El margen operativo de Apple es del 32%. El de Alphabet es del 25%.
  • Si Apple depende enormemente de los ingresos por ventas del iPhone, Alphabet depende enormemente de los ingresos por publicidad. Pero Apple está dedicada a encontrar nuevas vías -realistas, digamos- de negocio (Beats, iCar, Apple TV, Apple Music…), mientras que Alphabet se está dejando muchos millones en proyectos mesiánicos de dudosa rentabilidad (moonshots, que sólo en 2015 les supusieron 3.500 millones de dólares en salvas).

Para poder evaluar a ambas compañías, no debemos quedarnos con lo que sucedió un día, sino observar su trayectoria. Esto es lo que se hace con cualquier compañía en bolsa, observar cuál es su trayectoria a lo largo del tiempo. Para el caso de las empresas tecnológicas sucede exactamente igual: no se trata tanto de dónde estás ahora, sino de la diferencia entre dónde has estado y hacia dónde vas. Es decir, cuál es tu recorrido y tu expectativa de futuro. Este es el motivo por el que la valoración de Apple va en descenso: porque los inversores creen que es difícil que mantenga su trayectoria actual de aumento de ingresos, no porque la empresa sea menos valiosa. Y por eso Apple últimamente hace especiál énfasis en su negocio de servicios y el enorme potencial de su base instalada: Apple quiere que los inversores vean que tiene una gran capacidad de generar ingresos adicionales a base de servicios soportados en su base de más mil millones de dispositivos vendidos.

Los resultados del Amazon y de Microsoft publicados la semana pasada son un buen ejemplo. Se publicaron la semana pasada, y prácticamente al mismo tiempo. Sobre el papel, los resultados de Amazon fueron estelares (enorme crecimiento anual, mejora de los márgenes, una creciente y cada vez más rentable negocio de la nube…), pero sus acciones recibieron un duro golpe debido a que estos resultados estuvieron por debajo de lo esperado por los analistas. Por el contrario, los resultados de Microsoft fueron casi mediocres y con algunos apuntes bastante pesimistas, pero los analistas celebraron dichos resultados porque no fueron tan malos como se estaban temiendo, así que la acción de Microsoft subió.

Las cotizaciones bursátiles de las empresas reflejan las hipótesis de los analistas sobre las trayectorias de esas compañías, su sostenibilidad y su previsibilidad, pero no son una medida objetiva del valor real de dichas empresas. No nos demos tanta prisa por enterrar a Apple.

Anuncios