Europa -no Silicon Valley- debería liderar la revolución del coche conectado

Aunque hoy parezca mentira, hubo una vez, allá por los 90, en que Europa y las empresas europeas fueron quienes lideraron el mercado de la tecnología móvil: GSM, Suecia y Ericsson, Finlandia y Nokia, Francia y Alcatel, Alemania y Siemens… Después llegaron los fabricantes asiáticos, Apple y el iPhone, y Google y Android (entre otras cosas, claro), y el polo de la tecnología basculó de Europa a Silicon Valley.

Llega la siguiente revolución, la Internet of Things, o mejor dicho, la Internet of Everything, donde cada objeto potencialmente va a estar conectado a internet. Uno de los sectores más afectados será el de la automoción: procesos de fabricación, coches que se conducirán solos, conductores humanos que se quedarán sin razon de ser, transformación de la experiencia de uso de la conducción.., todo ello en uno de los sectores, el de la automoción, que es un sector estratégico de la economía europea y uno de los pilares fundamentales de la industria en nuestro país.

El Sector de la automoción en España representa el 10% del PIB y el 17,7% del total de las exportaciones españolas. La industria genera 300.000 empleos directos y 2 millones de puestos de trabajo ligados al sector.

Datos Clave:

  • España es el mayor fabricante de  automóviles de Europa y el a nivel mundial.
  • 1er Fabricante europeo de vehículos industriales.
  • Las primeras marcas de automoción  están establecidas en España.
  • 17 Plantas de Fabricación instaladas en territorio Español.
  • 1.000 empresas fabricantes de Componentes y Equipos integran la cadena de suministro a la industria.
  • El 90% de los vehículos fabricados en España se exportan a 130 países.
  • De  3 a 4 Millones de vehículos se transportan cada año por el Territorio Español.

¿Qué estamos haciendo para afrontar esta transformación?

Europa tiene a Mercedes, Volkswagen, Renault, Citroën.., que siguen siendo auténticos gigantes a nivel mundial. Europa tiene todas las capacidades para liderar el modelo de transformación, las tecnologías y el liderazgo del coche conectado, por delante de los Ford y los GM por más que se apoyen en los Apple, los Tesla, o los Uber.  Europa debería fijar el rumbo en la digitalización, la conducción autónoma y la movilidad, así como con la infraestructura de redes móviles y la legislación necesaria para apoyar y potenciar este enfoque.

El CEO de Volkswagen, Matthias Müller, se pronunciaba recientemente en este sentido ante las autoridades europeas: “No debemos dejar este campo de juego a Silicon Valley. Un verdadero avance para el coche conectado sólo se logrará si la política, la sociedad y las autoridades trabajan conjuntamente“.

Europa tiene -de nuevo- la oportunidad de abanderar el sector de la nueva automoción, antes de que Silicon Valley -de nuevo- tome la delantera.

Vía Volkswagen

Anuncios