Mercedes y el futuro del coche autónomo y conectado

Mercedes -y los fabricantes de coches, en general, corre el riesgo de ser laminado por Google, Apple o Uber. A pesar del aumento de las ventas, las empresas de automóviles saben perfectamente que en un futuro cada vez más cercano, la mayoría de los coches conducirán solos (hace unos días asistíamos en España al primer viaje de un Peugeot que ha ido de Vigo a Madrid de forma completamente autónoma, sin conductor), cada vez menos personas los van a comprar, y tienen todas las papeletas para convertirse en una pura commodity (lo cual, a las marcas de lujo como Mercedes, le preocupa seriamente, claro). Para la tecnología, el futuro de los desplazamientos, especialmente en las ciudades, está en los servicios: haces tap en tu app favorita de tu smartphone y viene un coche robot. Nos importará que llegue a tiempo y que esté limpio, quizá, pero nos dará igual si es de Ford o de Renault.

Mercedes ya está en marcha para evitar que esto suceda, o mejor dicho, para buscar una nueva estrategia que le permita reposicionarse en el mercado. Ya está desplegando funciones autónomas en sus coches de lujo y está preparando coches completamente automatizados, y está intentando posicionar la calidad del coche y de la autonomía de los mismos con adquisiciones como la tecnología del servicio de mapas de Nokia, Here.Y esto le da una ventaja diferencial. Por un lado, parece que los mapas de Here funcionan incluso mejor que Google Maps a la hora de apreciar la realidad física de los obstáculos y la carretera en sí. Y por otro lado, Mercedes se aparta de Google y lleva su propia hoja de ruta (con todo lo que ello puede suponer tanto si la jugada le sale bien y Here termina siendo mejor que Google Maps, como si sucede lo contrario).

También esta intentando entrar en el mundo de los servicios. ¿Uber? ¿Lyft? Daimler, la compañía matriz, ha creado un servicio para compartir coche, car2go, que ya está activo en 31 ciudades de todo el mundo y es similar a Zipcar. También está jugueteando con un servicio de paseo-reserva para los niños similar a Uber.

Mercedes también está trabajando en el campo de la inteligencia artificial. Ejemplos típicos: que te subas a tu Mercedes por la mañana, te reconozca, y si es miércoles, sepa que vas a trabajar y te lleve por una ruta optimizada a tu rutina diaria. Tienen a 240 investigadores dedicados a la I+D y machine learning en Estados Unidos. En esto me temo que se van a ver ampliamente superados por los recursos de Apple o Google, con toda seguridad. Aun así, están en ello. ¿Fabricantes de coches dedicando fondos a inteligencia artificial? Pues sí, ya ven…

En el fondo, es lo de siempre: renovarse o morir. Me alegra ver que las empresas no se resignan ni se apalancan en su posición de gigantes para intentar detener la ola que se avecina, sino que se adaptan e intentan subirse a esa ola.

PD: aunque me encantaría, no, este no es un post patrocinado 😉

 

Anuncios