Mil y una formas para tracearte: mediante ultrasonidos recogidos por tu smartphone durante la publicidad

Escena típica: tienes la tele encendida de fondo, y estás sentado al lado, respondiendo a un correo electrónico desde tu smartphone. No lo sabes, pero puede ser que ambos dispositivos se estén comunicando. Durante la publicidad, algunos anuncios emiten un tono inaudible y tu teléfono, que está escuchando y sabe reconocer ese tono, lo recoge y lo envía a un servidor remoto. Acaban de identificar que los dos dispositivos te pertenecen y la publi que estás viendo, a qué hora, y si reaccionas ante el anuncio buscando en tu smartphone o en la tablet info sobre el producto.

Esta información acerca de qué dispositivo pertenece a quién es inmensamente valiosa para los anunciantes, que cada vez más centran su negocio en orientar los anuncios específicamente para ti. Antes, dirigir las campañas de marketing era fácil. Teníamos uno o dos dispositivos (un PC en el trabajo, otro en casa), así que hacernos el seguimiento era fácil. Pero ahora, entre los ordenadores portátiles, teléfonos, tabletas, wearables, y las TV y los coches conectados, los anunciantes tienen acceso a más información que nunca sobre nosotros. Sólo tienen que averiguar qué dispositivos están viviendo bajo el mismo techo y cómo los utilizamos mientras vemos la tele. Eso es más difícil de lo que parece. A menos que hayas iniciado sesión en un servicio en todos los dispositivos, por ejemplo, usando los servicios de Google en todas partes, los anunciantes lo tienen difícil para hacernos el retrato robot que ellos necesitan.

Para ello, cuentan con la ayuda de algunas empresas tecnológicas. Verizon por ejemplo introduce unas “supercookies” -código inyectado en la navegación por web móvil de los usuarios- que identifica y tracea a sus clientes de forma silenciosa, compartiendo la información con la red de publicidad de AOL. La Smart TV de Vizio recopila y envía los hábitos televisivos de sus clientes por Internet para vender la información a los anunciantes. Ambos programas requieren que los clientes digan específicamente que no quieren que se les incluya si no quieren ser rastreados. Pero eso requiere estar al tanto de este seguimiento, y normalmente no nos enteramos.

Se vuelven muy creativos para investigarnos, como se puede ver. Ahora hemos conocido un nuevo método de seguimiento de los usuarios a través de nuestros cacharritos. Según un comunicado del Centro de Democracia y la Tecnología (Center from Democracy and Technology, una organización para la defensa de los derechos humanos y de la intimidad digital, las empresas han descubierto la manera de utilizar sonidos inaudibles para establecer vínculos entre dispositivos. Drawbridge o Flurry son las empresas que están desarrollando estos beacons, pero la más destacable es SilverPush.

Así funciona el software de SilverPush:

  • Del lado del dispositivo: cuando visitas una web que utiliza tecnología de seguimiento o un beacon de SilverPush, la web hace que el dispositivo para que emita un sonido ultrasónico inaudible. Si cualquier otro de tus gadgets -un ordenador portátil, un teléfono, una tablet…- se ha instalado una aplicación que incluye código SilverPush, van a escuchar ese sonido. Si lo detectan, SilverPush sabe que los dispositivos están cerca uno del otro y, presumiblemente, pertenecerán a la misma persona.
  • Del lado de la publicidad: SilverPush ya ha incluido en ciertos anuncios de televisión su baliza o beacon de audio ultrasónico. Cualquier dispositivo cercano que esté ejecutando el software SilverPush escucha el beacon, lo matchea, y se lo envía a la empresa de publicidad permitiéndoles así saber qué anuncios están viendo los usuarios, durante cuánto tiempo, y añadir esta y otra información al perfil de usuario que tienen sobre ti.

Aparte de esta intrusión para fines publicitarios, el informe expresa especial preocupación por la posibilidad de que estas técnicas puedan ser utilizadas por los gobiernos para la vigilancia de los ciudadanos. Por ejemplo, si un grupo de sospechosos planea reunirse en secreto, sus teléfonos podrían recoger una señal de audio de ultrasonidos filtrado por el gobierno en un televisor cercano. Si el código oculto en los teléfonos revela que escucharon el tono de la TV cercana, la policía podrá demostrar fácilmente que se han reunido, o acudir a atraparlos.

Por el momento, SilverPush admite haber usado este sistema de tracking en la India. Pero considerando que tienen oficinas en Filipinas y en San Francisco, es presumible que no estén diciendo toda la verdad y su uso esté más extendido de lo que están reconociendo.

Casi ciencia-ficción. Inquietante.

 

Vía Ars Technica

Anuncios