Quejas vecinales piden el cierre por ruido de un CPD en París: gana el CPD

Todos conocemos casos de personas que tienen problemas en sus casas por el ruido, desde casos cotidianos como el taconeo de la vecina de arriba, el perro que no para de ladrar, o el manitas que coge la taladradora el sábado a las 7. Luego están los casos realmente graves, como aquellos cuyas casas, por diversas circunstancias, están cerca de las vías del tren, o de un aeropuerto, o de carreteras con mucho tránsito.

A los anteriores se viene a sumar uno más: vivir cerca de un Centro de Proceso de Datos. Esto les ha sucedido a residentes en La Courneuve, un barrio de París, que viven literalmente al lado del CPD PAR7 de Interxion en la capital gala. Desde su inauguración en 2012, los vecinos se han venido quejando del constante ruido del CPD, así como del peligro que supone el almacenaje de decenas de miles de litros de gasoil a tan sólo unos metros de sus viviendas.

PAR7 es un centro de datos valorado en 141 millones de dólares, con una superficie de 9.000 metros cuadrados. Cuenta con 8 generadores de diesel y alberga más de 500 millones de litros de combustible. Los vecinos, agrupados en la asociación Urbaxion ’93 argumentó que PAR7 es un peligro para el medio ambiente, debido a factores como el ruido que genera y el combustible que alberga el sitio, como ya decíamos.En una primera instancia, los tribunales dieron la razón a los vecinos. El mes pasado, un tribunal administrativo revocó la licencia de Interxion que habilitaba el funcionamiento de PAR7.

Interxion tenía dos meses para apelar, y los ha usado bien: ha presentado un nuevo estudio de las evaluaciones de ruido en 2014 que demuestran que las emisiones del centro de datos están dentro de los límites autorizados, y de acuerdo con las evaluaciones de impacto realizadas antes de su construcción. Este informe ha afectado a la decisión judicial previa, lo que ha permitido que Interxion solicitara el lunes 2 la nueva licencia que habilite la vuelta a la actividad del centro.

Interxion sostiene que PAR7 es una referencia en el crecimiento económico para toda la comunidad de La Courneuve, así como para toda la región de Seine-SaintDenis. Su presencia y capacidades proporcionan la infraestructura crítica para los clientes de Interxion, así como la generación de un importante desarrollo económico y de empleo a través de las relaciones con los proveedores, subcontratistas y empleados que contribuyen a las operaciones del centro de datos“, dicen los portavoces de la empresa.

No creo que a los vecinos les satisfaga la justificación. ¿De quién es la culpa? ¿De la empresa, por construir una infraestructura de estas características cerca de zonas habitadas aun cumpliendo la normativa? ¿De la normativa, quizá demasiado laxa? ¿O que todos queremos tener accesibles nuestras fotos y nuestros documentos desde la nube, pero las instalaciones necesarias para ello nadie las quiere en su patio de atrás?

Vía DatacenterDynamics

Anuncios