Gobiernos que se preocupan por el futuro de su país y gobiernos que no

Y mientras nosotros seguimos discutiendo si son galgos o podencos, ahí fuera otros gobiernos más serios están a lo que están: preocuparse por las cosas que realmente van a afectar a su economía y a sus ciudadanos en el futuro inmediato.

El comité para la Innovación de la Cámara de los Comunes examinará los desafíos a los que enfrentan las industrias digitales, cómo la transformación digital contribuye a la productividad del Reino Unido, para así determinar lo que el gobierno tiene que hacer para ayudar a las empresas. El comité pretende evaluar las iniciativas existentes por parte del gobierno y considerar qué otras acciones podría tomar el gobierno para mejorar la economía digital del Reino Unido.

Para ello ha lanzado una consulta abierta hasta el 29 de octubre de 2015, para que cualquiera de los agentes interesados pueda expresar su opinión. Se resume en estas 6 preguntas:

  1. ¿Cuáles son las principales barreras para los negocios del Reino Unido en la economía digital? ¿Qué medidas podría tomar el gobierno para ayudar a las empresas a superar estas barreras?
  2. ¿Son efectivos los mercados financieros en el Reino Unido a la hora de apoyar a la economía digital? ¿Qué medidas podría tomar el gobierno para mejorar su eficacia?
  3. ¿Qué conclusiones se pueden extraer del apoyo del gobierno a las nuevas empresas de tecnología y de otras medidas dirigidas a la economía digital?
  4. ¿La regulación de la propiedad intelectual en el Reino Unido ofrece una protección efectiva de la economía digital y tiene el alcance suficiente para impulsar la innovación y la competencia?
  5. ¿Qué medidas podría tomar el gobierno para fomentar el desarrollo de tecnologías disruptivas?
  6. ¿Qué medidas podría tomar el gobierno para asegurar la disponibilidad de mano de obra con las habilidades necesarias para cubrir las necesidades de las empresas en la economía digital?

Con este caso hay que ser más prudentes, porque son promesas electorales, y ya sabemos lo que sucede con ellas el día después de las elecciones. Pero no puedo dejar de destacar el anuncio del candidato de la oposición australiana (Bill Shorten) que anuncia que, en caso de llegar al poder, se compromete a destinar 31 millones de dólares australianos a la educación, priorizando los estudios de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) en las universidades de Australia, así como la enseñanza de programación en las escuelas.

Shorten sus ‘trabajos del futurocompromiso, prometiendo una UA adicional de $ 31 millones en lo que dice que aumentará la calidad de la enseñanza y los recursos en las universidades del país.

Shorten anunció en mayo su plan para la reactivación de la economía y la creación de puestos de trabajo en Australia, trazando un plan para convertir a Australia en la “capital” de la ciencia, las start-ups y el capital tecnológico de su región. Según Shorten, “el 75% de los trabajos de más rápido crecimiento hoy en día necesitan conocimientos de tecnología, y los puestos de trabajo crecerán a casi el doble del ritmo de otros perfiles laborales. Queremos asegurarnos de que los jóvenes australianos tendrán las habilidades necesarios para cubrir esos puestos de trabajo e impulsar la nueva economía a través de su conocimiento, la innovación y la creatividad“.

Como se cuenta en este artículo de El País, Suiza festejó a bombo y platillo ser la primera nación en el ranking de los países más innovadores. A falta de otras riquezas naturales, Suiza ha optado por el camino de la innovación permanente como motor de su desarrollo. Y desarrollo equivale a educación. Sus joyas de la corona no son el petróleo, la soja o los metales preciosos, sino los Institutos Federales de Tecnología, en Zúrich y Lausana.

 

Nuestras elecciones generales serán en diciembre. ¿Escuchamos mensajes y compromisos en esta línea, o seguiremos viendo agitar banderas y miedos de los tuyos contra los míos?

Lo segundo, casi seguro. ¿Quieren apostar?

Anuncios