Samsung: smartphones seguros para uso gubernamental

La seguridad en los dispositivos móviles de políticos y gobernantes puede ser un nicho de negocio interesante y con visos de futuro. Con esta visión, Samsung se ha aliado con Sectra para integrar la plataforma de seguridad Knox de Samsung con el sistema de encriptación hardware extremo a extremo Tiger/R de Sectra, para crear así smartphones lo suficientemente seguras como para garantizar el secreto de las comunicaciones de los trabajadores de gobiernos y otras organizaciones.

Ya existen otros teléfonos seguros que han aprobados para su uso por gobiernos (como Teorem, de Thales, o la Blackberry de Merkel), pero son teléfonos tontos que sólo permiten hacer llamadas.  Otros terminales como los de Blackphone, creo que no han llegado a aspirar a trabajar con usuarios gubernamentales (y menos mal, porque ya quedaron en evidencia).

Volviendo al caso: quitando funcionalidades eliminas riesgos. Para poder ofrecer smartphones que pasen el corte y consigan la aprobación de seguridad de un gobierno, los teléfonos, además de encriptar el tráfico, también tienen que prevenir el espionaje antes de la propia encriptacion del tráfico. Para ello, Sectra usa hardware adicional a través de una tarjeta microSD para realizar el proceso de cifrado, encriptaf el tráfico de voz y los mensajes de texto.y para proteger las claves.

“Uno de los mayores retos es evitar que las personas que instalan aplicaciones“, decía Michael Bertilsson, el presidente de Sectra. Los juegos que pueden acceder al micrófono o contener el malware son una amenaza que hay que contener. Es por eso que Sectra está trabajando con Samsung en Tiger/R: Knox permite a los administradores de sistemas bloquear la instalación de aplicaciones sospechosas o que podrían comprometer la seguridad del terminal. Para proteger a las llamadas del malware, si el sistema de encriptación detecta aplicaciones no autorizadas en el teléfono, lo bloquea automáticamente, y queda cerrado hasta que un administrador revisa el teléfono, se asegura de que no hay amenazas, y lo vuelva a desbloquear.

En el fondo, métodos bastante arcaicos que evidencian la enorme dificultad de securizar mínimamente los terminales que llevamos en el bolsillo.

Vía ETTelecom.com

Anuncios