Los contenedores tampoco son lo que creías que eran

Hay dos innovaciones tecnológicas que deberían estar haciendo mucho ruido en el mercado, pero de las que no oigo hablar demasiado: los Microservicios, en el ámbito de la arquitectura de aplicaciones, y los Contenedores, en el ámbito de la infraestructura virtualizada.

La arquitectura basada en Microservicios pretende solucionar problemáticas específicas de las aplicaciones monolíticas. El concepto es simple: dividir las aplicaciones en módulos (Microservicios), permitiendo la evolución de cada servicio o funcionalidad por separado, y la ejecución y escalado horizontal de dichos módulos, posibilitando a la aplicación crecer y decrecer en función de la demanda o necesidades de negocio.

Un Contenedor es un proceso para el sistema operativo que contiene la aplicación -o microservicio– que queremos ejecutar y todas sus dependencias. Podemos trazar un paralelismo entre el contenedor y una máquina virtual: ambos son sistemas autocontenidos que utilizan un sistema superior para ejecutar sus trabajos. La gran diferencia es que una máquina virtual necesita contener todo el sistema operativo mientras que un contenedor aprovecha el sistema operativo sobre el cual se ejecuta.

El potencial que la tecnología de contenedores ofrece la nube es muy grande, entre otras cosas porque reduce al mínimo los esfuerzos a la hora de integrar tecnologías dispares. Los contenedores permiten que una aplicación y sus dependencias sean empaquetadas y operadas con menos recursos que las instancias de máquinas virtuales.

Esto nos lleva a pensar que la tecnología de contenedores va a cambiar la forma en la que se despliegan los servicios sobre las infraestructuras. La combinación de contenedores y plataformas Cloud tendrá grandes implicaciones en la disponibilidad, escalabilidad y costes de los proyectos que despleguemos en el futuro, permitiendo reducir el tiempo y simplificar la puesta en marcha de nuevas funcionalidades.

Docker representa la voz cantante y la referencia o el estándar en este nuevo mercado, pero Amazon y Google ya se han subido al carro y ya han liberado sus servicios para gestión de contenedores en sus respectivas nubes (Google Container Engine y EC2 Container Service).También Microsoft, que ha publicado una vista previa técnica de la primera versión disponible públicamente de Windows Server Containers, que se incorporará en Windows Server 2016, la próxima versión del sistema operativo de Microsoft para servidores.

No queda ahí la cosa. Se ha creado la Cloud Native Computing Foundation, que está bajo el control de la Linux Foundation y cuenta con el apoyo de AT&T, Box, Cisco, Cloud Foundry Foundation, CoreOS, Cycle Computing, Docker, eBay, Goldman Sachs, Google, Huawei, IBM, Intel, Joyent, Kismatic, Mesosphere, Red Hat, Switch SUPERNAP, Twitter, Univa, VMware y Weaveworks. El objetivo de estas compañías que trabajan con contenedores es coordinar esfuerzos para crear una propuesta común que acelere la tendencia.

Bastante movimiento, no sé si soterrado, en el mundillo de las infraestructuras y la cloud…

Anuncios