Reaprovechamiento de aeropuertos sin uso: ciudades simuladas para testear los coches sin conductor

La Universidad de Michigan ha invertido 10 millones de dólares en la construcción de una ciudad simulada llamada MCity, con el propósito de crear una zona de pruebas en las que los fabricantes de coches puedan realizar simulacros de distintas situaciones reales para testear y poner a prueba las reacciones de los coches sin conductor y observar los modelos de conducción automática.

M-City tiene 32 acres (unas 13 hectáreas de extensión), ha sido diseñada en colaboración con el departamento de transporte de Michigan, donde hay 375 centros de desarrollo relacionados con el automovilismo de compañías como Ford, GM o Toyota.

Viene “equipada” con bocas de riego, farolas, papeleras, fachadas que simulan ser casas reales, y por supuesto, dispositivos mecánicos que pretenden ser peatones y ciclistas. Es decir, se intenta recrear un escenario lo más parecido posible a la vida real, donde el vehículo tendrá que saber reaccionar de manera adecuada ante situaciones inesperadas.

Esta ciudad “de pega” lo tiene todo menos una cosa: personas, y la imprevisibilidad de las personas. En M-City hay robots que se comportan como peatones (hasta tienen, nombre: Sebastian) y que cruzan la calle con el semáforo en rojo para poner a prueba a los coches y ver si activan los frenos a tiempo. Lo cual obviamente es interesante, puedes testear infinidad de situaciones sin poner en peligro la vida de nadie, pero por otro lado, ciertas situaciones complejas reales difícilmente van a ser replicables con algoritmos precisamente por lo que tienen de inesperado. En cualquier caso, es una iniciativa a seguir de cerca,

Diez millones de dólares ha invertido la universidad de Michigan en levantar M-City. Nosotros ya tenemos esa inversión hecha. Igual podría ser esta una idea para reaprovechar algunas de esas infraestructuras que tenemos sin uso en España. Con no mucha inversión, se podría reconvertir alguno de nuestros aeropuertos varados y darles 1) uso , 2) uso que atraiga la innovación y la investigación y 3) uso que atraiga la inversión de fabricantes, universidades y otros agentes implicados.

Por dar ideas, que no quede.

Vía Ars Technica

Anuncios