¿Por qué las grandes tecnológicas quieren entrar en la industria de la automoción?

Fácil: porque el mundo de la fabricación de coches genera enormes sumas de dinero.

Se ve de un golpe de vista en este gráfico de Business Insider. En 2014, la parte correspondiente a los ingresos por ventas del coche conectado ascendieron a 400.000 millones de dólares. Eso supone que los ingresos del mercado del coche conectado ya superan a la suma de los ingresos por ventas de smartphones, PCs y wearables juntos. Además, cuenta con un amplísimo recorrido de mejora hasta alcanzar los 9 billones de dólares que supone actualmente el mercado total de venta anual de coches.

Así que tiene todo el sentido que los Google, Apple, Samsung y demás estén más que interesados en introducir sus sistemas en los coches de la mano de los fabricantes, o incluso en fabricar sus propios coches.

Vía Business Insider

Anuncios