La televisión y el resto de mensajeros

La culpa la tienen las televisiones. No los casos de corrupción, el inmovilismo, el estar de espaldas a la sociedad, etc, etc. No, la culpa es de las teles. Po bueno, po fale, ustedes mismos.

Si necesitan seguir añadiendo mensajeros sobre los que descargar la culpa y la responsabilidad, no se olviden de internet. Según el último informe del Pew Research Center, The Rise of the Connected Viewerel 58% de los televidentes se sientan ante el televisor con el móvil en mano. Y nos ponemos a comentar lo que estamos viendo, lo que se llama “experiencia comunicativa multipantalla”. Observen las edades de quienes utilizamos el smartphone mientras vemos la tele: el 80% de los veinteañeros, entre el 60-70% de las personas entre los 25 y los 40 años.

Dénse cuenta, son todos esos votantes jovencitos y tan impermeables a los viejos métodos de comunicación política los que están comentando con sus amigos vía internet lo que están viendo en televisión:

Y de esos comentarios cruzados, es posible que surjan memes y comentarios jocosos que vuelan a través de Whatsapp, o que se envíen un enlace para ver un artículo de opinión relacionado, o a un estudio sobre el verdadero impacto de lo que están diciendo en televisión, o a un video de una cadena extranjera donde se habla de ese mismo hecho con otra perspectiva. En definitiva, crear conciencia crítica y opinión informada.

La televisión propone y es indiscutible que su alcance y su influencia siguen siendo incontestables, pero poco a poco se empieza a intuir que es en internet donde se está hablando de lo que sucede, donde se está generando todo un espacio de opinión y de análisis (unas veces serio, otras malintencionado, otras lleno de sarcasmo…) que los partidos (o ciertos partidos) no están viendo.

De las televisiones a las redes sociales. Pero también de internet a la televisiones. Echo en falta que se estudie el proceso inverso. Muchas veces los telediarios arrancan con el típico suceso que provoca que “ardan las redes sociales”, y en este caso, son las teles las que hacen de altavoz y multiplican las conversaciones -más o menos encendidas- que tienen su origen en internet.

Rajoy culpa a las televisiones del batacazo electoral por el “martilleo constante” sobre la corrupción. Si un bloque de noticias de 30 minutos dos veces al día, o un par de tertulias le parecen “martilleo constante”, no sé qué calificativo va a usar el día que alguno de sus asesores le cuente lo que pasa en internet cada minuto:

En definitiva, que ya son muchos los mensajeros a los que echar la culpa y a los intentar controlar.

Vía Pew Internet

Anuncios