Industrial Internet of Things: España a la cola. Otra vez. Como siempre.

stt

Gracias al este tuit de @egarciagarcia reparaba en este gráfico y en el estudio de Accenture Winning with the Industrial Internet of Things. También conocido como Internet Industrial, IIoT incorpora tecnologías de machine learning y big data para aportar una capa adicional a las ya conocidas tecnologías de comunicación machine-to-machine (M2M). De esta manera, la IIoT aporta un gran valor en la cadena de control, trazabilidad, y eficiencias en cualquier proceso manufacturero.

Así, IIoT compone toda una red de sensores, sistemas, plataformas y aplicaciones que contiene la tecnología capaz de compartir datos y comunicarse de forma inteligente entre sí, con el entorno y con las personas. El impacto que esto puede suponer es enorme. Para las empresas significará la reinvención de sectores enteros, y para los trabajadores supondrá una completa redefinición de sus tareas y por tanto, de sus habilidades.

Aunque aventurar cifras siempre es eso, aventurado, Accenture se atreve a dar una previsión del impacto en la economía global de la IIoT de aquí al 2030:

valor

En esta carrera abierta hacia el crecimiento y la productividad, Accenture se pregunta, ¿están las empresas preparadas? ¿Están los países haciendo sus deberes? La respuesta es la de siempre: los países nórdicos están a la cabeza. Noruega, Suecia y Finlandia son los mejor posicionados en la adopción de esta nueva visión de la tecnología y en la creación de nuevos modelos de negocio basados en ella. ¿Y cuáles son estos “básicos” necesarios? La tríada también habitual: el acceso a la educación de calidad, a infraestructuras de banda ancha, y a modelos de financiación adecuados.

No es una tarea sencilla ni surge espontáneamente. Se tienen que provocar una serie de cambios sociales y económicos que no sólo dependen del sector privado, los gobiernos tienen mucho que decir. ¿Qué tal lo está haciendo España? Desgraciadamente seguimos como siempre: en el pelotón de los torpes. Según el informe, nos englobamos en el grupo con “el entorno habilitado más débil”. Traducido: España ocupa el puesto 16 entre los 20 países analizados.

Por ejemplificar cómo se traducen estos avances (o los retrasos) aplicados a la economía real de un país, termino con una gráfica de Eurostat donde se observa cómo alta innovación y bajo desempleo van de la mano en los países avanzados (vía @guillerdorron):

Las predicciones son de aquí a 2030, así que, también como siempre: estamos a tiempo de invertir la tendencia. No hace falta esperar a 2030 para saber cómo nos va a afectar estar en el grupo de cabeza o estar a verlas venir. Tomemos nota.

Vía @egarciagarcia

Anuncios