Uber vs Taxis, Airbnb vs Hoteles, ¿LinkedIn vs Universidades?

Las TIC han venido a revolucionarlo todo. Disrupción nos gusta llamarlo. iTunes ha transformado el modelo de negocio de la música; el iPhone, la telefonía; Tivo, la forma de ver televisión; Netflix, Amazon, las apps… Frente a la amenaza del cambio y la aparición de nuevos actores en competencia directa, unos modelos de negocio han sabido subirse a la ola están aguantando el envite y aprovechando esa inercia para avanzar. Otros no han sabido o no han querido ver lo que se les venía encima y han sucumbido. En otros casos, aún es una incógnita.

El mundo de la educación superior es una de esas incógnitas. Uno de los primeros amagos apareció en 2001 con el MIT y la iniciativa OpenCourseWare, que se centra en la publicación de materiales docentes como “contenidos abiertos”, y que no lograron un gran impacto. En 2008 llegó la nueva generación de los OCW: los MOOC, cursos en línea masivos y abiertos, que esta vez sí han conseguido alcanzar bastante resonancia en las universidades, pero no han logrado estar a la altura de la altísima expectativa generada que anticipaba que los MOOC serían el germen del cambio disruptivo en las universidades y las transformación del modelo educativo.

Eppur si muove. Esto no se detiene. Quizá la amenaza no viene del lado de la plataforma, sino del marketplace. Por ejemplo, Uber. Uber no tiene coches. Airbnb no tiene habitaciones. ¿Qué es lo que ofrecen entonces? Un marketplace online que pone en contacto a usuarios que ofrecen sus recursos ociosos a otros usuarios que necesitan tales recursos. Todo un cambio cultural y económico que amenaza gravemente a taxistas y hoteleros.

¿Hay algún marketplace que pueda amenazar a las universidades? Hay uno que tiene más de 40 millones de estudiantes universitarios y de recién egresados: LinkedIn.

Esa disrupción es la que persigue Jeff Weiner, CEO de LinkedIn. LinkedIn tiene un perfil de la mayor parte de los trabajadores en activo, de las empresas, de cada puesto de trabajo y de cada habilidad necesaria para conseguir ese trabajo, y de cada carta de servicios de las universidades. Tienen un mercado ya creado de estudiantes y de empresas a la búsqueda de los mejores perfiles. En ese gap entre los perfiles que salen de la universidad -incluso de los que no están en la universidad-, y las necesidades de las empresas puede estar la clave.

En 2014, Linked invirtió 120 millones de dólares en la compra de Bright.com, empresa que ha desarrollado un algoritmo capaz de extraer las competencias de los curricula y de la oferta de puestos de trabajo y matchear los mejores candidatos. Esta semana LinkedIn ha anunciado la compra de Lynda.com, plataforma con ingresos de 150 millones por la venta de cursos y videotutoriales, por la mareante cifra de 1.500 millones de dólares.

Imagina que estás buscando trabajo en una determinada ciudad. Imagina que en un solo click encuentras los trabajos que más se ajustan a tu perfil en esa ciudad, y además te ofrece los cursos que te ayudarán a reforzar las habilidades que te faltan,cursos que podrán ser ofrecidos por las universidades, con lo que éstas tendrán que competir entre ellas para captar tu atención y también con la posibilidad de que puedas escoger como profesor a un profesional especialista en la materia y no a docentes.

Este será el marketplace que se intuye que va a ofrecer LinkedIn. Ya veremos si consigue marcarle el paso a las universidades, o si se queda en la intentona.

Vía VentureBeat

Anuncios