España y el no debate sobre la neutralidad de la red

Hace unas semanas el presidente de los Estados Unidos Barack Obama se posicionaba muy claramente a favor de la neutralidad de la red, exigiendo a la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones) decir no a los bloqueos, no a la discriminación de velocidad y apostando por la transparencia para asegurar la neutralidad de la red para los usuarios en todos los puntos de la red de interconexión entre el ISP y el resto de internet. Obama deja así meridianamente claro que para su gobierno, Internet supone un motor de crecimiento para Estados Unidos, tanto de ideas como económico y social, considerándolo como uno de los elementos más democratizadores de la historia.

Ayer leíamos que Angela Merkel considera que una internet “de dos carriles” en el que uno de ellos priorice el tráfico de ciertos servicios sería beneficiosa. La canciller alemana considera necesaria de que ciertos servicios sean garantizados gracias a la separación de los mismos con respecto a los “servicios globales”.

A priori, dos posturas encontradas y dos visiones distintas, la de EE.UU y la alemana. En España las operadoras ya se han posicionado, obviamente, que con las cosas de comer no se juega. Para ellas, la neutralidad de la red es un invento de Google, Facebook y compañía. Su punto de vista es otro enfoque a tener en cuenta y otra voz que añadir al debate.

¿Debate? ¿Qué debate? ¿Cuál es la posición del gobierno de España a este respecto? ¿O de la oposición? ¿O de los aspirantes a ser gobierno u oposición? Silencio.

Obama expuso sus argumentos en Twitter, en Medium y en una carta en la web de la Casa Blanca. Y por supuesto, le empezaron a llover críticas y apoyos, argumentos a favor y en contra, presión de los lobistas, etc. Como tiene que ser. Merkel expuso su punto de vista a la manera tradicional de la política europa, desde el atril de un evento en Berlín. Sale, expone y se expone, y hoy estamos hablando sobre ello.

¿Mientras tanto, en España? ¿Opinión al respecto de algún dirigiente, o de algún portavoz? Nada.

Inciso: otras cosas que me maravillan de ahí afuera que aquí no pasan. La neutralidad de la red era una promesa electoral de Obama, que ahora está retomando. Sorpresa 1: neutralidad de la red en un programa político. Sorpresa 2: que algo relacionado con la tecnología sea percibido como algo sensible e importante para la sociedad. Sorpresa 3: que un político pretenda recobrar votos perdidos a través de algo relacionado con la tecnología. Sorpresa 4: que un político pretenda cumplir su programa electoral.

Vuelvo al tema. Leía también hoy que el debate de la neutralidad de la red y la regulación de internet está suscitando una fuerte controversia en los grupos de derechos civiles norteamericanos, y una vez más, me pregunto por qué se nos hurta este debate en España. En algún momento, alguien tomará una decisión a favor o en contra de la neutralidad de la red, por supuesto sin tener en cuenta más que los argumentos interesados de una u otra facción, y de la que nos enteraremos por los periódicos cuando ya no haya posibilidad de vuelta atrás.

Le echaremos la culpa a los políticos, haremos mucho ruido en Twitter, pero la culpa será nuestra. La sociedad española se moviliza, pero que no se organiza. Protestamos más que nadie, nos manifestamos más que nadie, reaccionamos más que nadie, pero somos incapaces de articular una acción civil organizada, comprometida y constante. Con firmar mucho y muy fuerte en change.org consideraremos cumplido nuestro deber cívico.

Los políticos españoles deberían empezan a tener algo que decir en estas cuestiones, que nos jugamos mucho. Y los ciudadanos deberíamos exigírselo, y ser parte interesada en el debate, que no nos lo den hecho.

Vía NYTimes

Anuncios