¡Cuidado que viene Amazon! Ahora, a por las bases de datos

Érase una vez, un señor que desciende de vallisoletanos que allá por los años 90 creó una empresa que vendía libros por internet. Primero la llamó cadabra.com y después, Amazon. Se propuso convertir a Amazon en la mayor tienda del mundo. Empezaron a vender también DVDs, CDs de música, software, videojuegos, electrónica, ropa, muebles… Sacudieron el mercado.

De repente, empezaron a fabricar su propio hardware: crearon Kindle. Kindle no era el primer ereader (ya existía Sony Reader, por ejemplo). Pero el hecho de que el catálogo de libros electrónicos de Amazon tuviera en aquel momento 90.000 títulos y el importante detalle de que fue el primer ereader inalámbrico obraron la magia. Todo con una estrategia que a priori parecería suicida: los Kindle se venden a precio de coste, los beneficios llegan por la compra de contenidos. En 2010 Amazon tenía el 59% de cuota de mercado de ereaders.

(Esto que les salió muy bien con Kindle, no les salió tan bien cuando decidieron crear su propio smartphone, el Fire Phone, un sonoro fracaso. El mejor escriba echa algún borrón…)

No contentos con ello, Amazon empezó a vender nubes. En 2002 inician una nueva línea de servicios totalmente diferente al comercio electrónico y lanzan Amazon Web Services (AWS) ofreciendo un producto de Cloud Computing básico en fase beta que ha ido creciendo y mejorando notablemente, llegando a convertirse en el líder del sector ya a alojar a más de un millón de empresas, y proveyendo de infraestructura TI no sólo a pymes y startups sino a gigantes, como Netflix, General Electric, o la CIA. ¿Y Microsoft, Google, IBM? Por detrás de Amazon, intentando no quedarse descolgados.

Después de imponer su ley en el mercado cloud, ¿qué será lo siguiente en lo que Amazon ponga el punto de mira? Parece que el próximo objetivo son las bases de datos. Con motivo del evento AWS re:Invent, Amazon Web Services ha anunciado Amazon Aurora, un motor de base de datos compatible con MySQL para Amazon Relational Database Service (RDS) que combina la velocidad y la capacidad de las bases de datos comerciales de gama alta con la simplicidad y los costes de las bases de datos de código abierto. Amazon cree que puede tener una gran ventaja competitiva derivada de la profunda integración de Aurora con AWS, por lo que puede ofrecer a todos los clientes que ya tiene en AWS a unificar y simplificar (y abaratar) la gestión de sus sistemas en una sola plataforma. Oracle, IBM o Microsoft tienen un buen motivo para preocuparse.

El presidente de VMWare, Carl Eschenbach decía el año pasado: “me resulta difícil creer que todos nosotros conjuntamente no podamos batir a una compañía que vende libros”. De momento al menos, no, no están pudiendo desbancar al vende-libros.

Vía NYTimes

Anuncios